Square Enix ha anunciado que Voice of Cards: The Isle Dragon Roars, el juego de cartas de Yoko Taro, ya permite acelerar el ritmo del juego desde su última actualización.

Tal y como explican a través de Twitter, este modo se podrá activar a través de la configuración del juego en el menú de opciones, donde podremos elegir entre la modalidad de un ritmo normal o la nueva «alta velocidad», algo que muchos de los usuarios echaban en falta al considerarlo demasiado lento. Con esto activado, Voice of Cards nos exigirá los mismos pasos que antes, y la diferencia aquí será que las cartas pasarán más rápidamente (con algunas excepciones de naipes que no llegan a especificar).

Aunque desde la compañía señalan que «el juego puede volverse… inestable», avisan también de que podremos recuperar la normalidad del juego volviendo a la velocidad original, cosa que, hagamos lo que hagamos, también se reiniciará cada vez que reiniciemos el programa.

Due to the enormous toll this takes on the game master, the game may become… unstable. If that happens, please reset the speed to «Normal». The Game Speed will also reset to Normal once the software is closed. #VoiceOfCards [3/4]

— Square Enix (@SquareEnix) December 21, 2021

En su análisis, mi compañero Víctor Martínez hablaba sobre el particular juego «con cartas» de Yoko Taro y sus propias particularidades, en este caso estéticas, lejos de lo que frecuenta en otras de sus sagas como Drakengard o NieR.

Es muy agradable jugar de vez en cuando a un juego como Voice of Cards, contenido y humilde, algo inflado pero aun así pequeñito, definitivamente menos imponente que los gigantescos referentes del género en el que se inscribe; y, una vez dejada de lado la idea del mindfuck que parece necesario en los juegos de Yoko Taro, también da gusto ver al responsable principal de Nier en otro contexto más ligero, en el que no hay tanto en juego, simplemente divirtiéndose con un proyecto menor al que, con todo, le pesan algunas decisiones y manías por lo general relacionadas con un género, el JRPG, del que quiere pitorrearse y a la vez homenajear.

Podéis leer nuestro análisis completo aquí.

Fuente: AnaitGames