Una exempleada de Sony Interactive Entertainment ha demandado a la empresa en California por discriminación de género a través de «políticas de empleo, prácticas y procedimientos discriminatorios» presentes, según la demanda, en toda la compañía.

En la demanda, interpuesta por la analista de seguridad Emma Majo, se puede leer que las empleadas de Sony «están sujetas a un tratamiento distinto e injusto» respecto a sus pares masculinos, tanto «en salario como en oportunidades laborales». La propia Majo, que entró en Sony en 2015, pone ejemplos personales sobre el tipo de trato que reciben las mujeres en la empresa: a la hora de ascender por ejemplo, las empleadas lo tienen más difícil hasta el punto de que Majo ni siquiera consiguió recibir información sobre cómo solicitar un ascenso en su departamento.

Entre 2015 y 2021 no fue ascendida; durante seis años mantuvo el mismo puesto, y sus intentos de ascender cambiando de departamento fueron igual de infructuosos, recibiendo largas y teniendo que comunicarse con sus superiores a través de compañeros hombres para poder ser escuchada.

En 2021 Majo expresó su malestar por escrito ante Sony, «detallando el sesgo de género que había experimentado» en la compañía. «Poco después», se lee en la demanda, «la demandante fue despedida por carta. La notificación de Sony decía que se iba a eliminar un departamento y que la demandante debía ser despedida por esa eliminación. Sin embargo, ese motivo para despedir a la demandante era falso porque ni siquiera formaba parte del departamento que se iba a eliminar».

Estas experiencias llevan a Majo a declarar que «no fue ascendida, y fue degradada, debido al sesgo de género, por ser mujer y por alzar la voz sobre ese sesgo de género». Estas«políticas de empleo, prácticas y procedimientos discriminatorios no son única o se limitan a una única localización» o departamento de la compañía, sino que «se aplican de manera uniforme y sistemática a empleadas en toda Sony, siguiendo un patrón y unas prácticas» identificables en toda la empresa.

Esta demanda llega pocos días después de que el propio Jim Ryan, CEO de PlayStation, enviara un email a sus empleados condenando las recientes noticias sobre acoso, discriminación y abusos en Activision-Blizzard, que en las últimas semanas han llegado hasta los más altos ejecutivos de la compañía, supuestamente conocedores y encubridores de esas prácticas abusivas. «Activision no ha hecho suficiente para hacer frente a una cultura de discriminación y acoso muy arraigada», decía Ryan en el correo electrónico, filtrado a la prensa poco después de su envío.

Desde entonces, Xbox y Nintendo también se han unido a las críticas, siguiendo el mismo método del email filtrado. Algo parecido ha hecho la ESA, el lobby del videojuego norteamericano, del que Activision-Blizzard es miembro desde hace años; sin mencionar a nadie en concreto, el grupo ha condenado el acoso y la discriminación en cualquier forma.

Fuente: AnaitGames