A principios de mes se hizo pública la «alianza estratégica» entre Sega y Microsoft para usar Azure, el conjunto de servicios en la nube de la fabricante de Xbox, en sus videojuegos. Esta colaboración se describió como fundamental para los planes de Sega, y un paso importante de cara a ese famoso «superjuego» en el que ya piensa la compañía de cara a dentro de cinco años.

Aunque no se dijo nunca, el acuerdo llevó a la especulación sobre algún posible desarrollo en exclusiva para Xbox, algo que Sega ha tenido que aclarar: el acuerdo se limita al uso de una serie de herramientas, y no pasa por el lanzamiento de ninguna exclusiva para la consola de Microsoft.

«Cuando anunciamos el concepto del superjuego, Microsoft simpatizó con esa visión y eso llevó al anuncio» de la colaboración, aclaró Sega en una reunión reciente. «Sobre esto, no hablamos de lanzar juegos en exclusiva para Microsoft, sino de desarrollar un superjuego que se lanzará para todo el mundo, pero con su apoyo técnico».

No es el primer acuerdo de este tipo que surge entre Sega y Microsoft: una colaboración parecida se anunció el año pasado para expandir los servicios de Phantasy Star Online 2, con Microsoft Japón dando «apoyo completo» a Sega a la hora de desarrollar la versión para Xbox One del juego.

Por lo demás, los planes de Sega pasan por explotar sus IPs actuales durante los próximos años hasta conseguir el tipo de crecimiento que les permita desarrollar lo que llaman «Super Game», un proyecto sobre el que no se sabe casi nada pero que se está inflando de una forma asombrosa: se habla de algo social, online, global, centrado en el uso de IPs de Sega y en lo que la compañía quiere invertir hasta mil millones de dólares, comprando incluso estudio para ello. Como decimos en jerga del mundillo business, la hostia puede ser monumental.

Fuente: AnaitGames