Riot Games ha presentado un primer vistazo en vídeo a Project L, su futuro juego de lucha anunciado allá por 2019 ambientado en el universo de League of Legends (en particular, señalan que se ubica en el contexto de Legends of Runeterra, su juego de cartas inspirado en Hearthstone). Lo tenéis sobre estas líneas, y esboza los primeros detalles sobre lo que será el gameplay del título, al presentar algunos de los movimientos de Ekko, Jinx, Darius y Ahri, cuatro de los más de 140 campeones del LoL.

Project L está dirigido por Tom y Tonny Cannon, fundadores del EVO Championship Series, este evento anual centrado en torneos de juegos de lucha desde 1996. El primero, que también protagoniza el vídeo, ha emitido un comunicado en la web de Riot en la que aclara que este proyecto «todavía se encuentra en fase de desarrollo, es decir, en la fase en la que estudiamos diferentes opciones y descubrimos qué resulta más divertido». Esto implicará que, como mínimo, el juego de lucha no se lanzará al mercado hasta 2023. «Lo cierto es que todavía nos queda mucho trabajo por delante. Aunque hemos avanzado mucho, no lanzaremos el juego en 2021 ni en 2022».

También ha querido dar más detalles sobre el funcionamiento del juego, al aclarar que las peleas no serán 1vs1, sino que cada jugador estará al cargo de un equipo con dos campeones diferentes. Señala también que el estilo artístico ha sido actualizado para adaptarse al juego, con cel shading que presenta una estética más cercana a lo cartoon que se puede ver Arcane, su exitosa serie de Netflix.

Durante el vídeo, Cannon también enfatiza el esfuerzo de Riot en optimizar la experiencia en línea, que se sirve de su RiotDirect para minimizar el retardo, una tecnología que ya se aprovecha en juegos como League of Legends o Valorant. Con esto también pretenden ofrecer un servicio más justo en las partidas en línea, donde los jugadores con mejor conexión no se verán penalizados por el emparejamiento con un usuario con mala velocidad de internet.

Fuente: AnaitGames