El viaje del héroe es uno de los temas centrales de cada entrega de The Legend of Zelda. Una gesta en la que debe superar sus propias pruebas de sabiduría, destreza y coraje. Pero ese viaje tan especial no siempre ha sido en solitario. De hecho, la manera de ofrecer aventuras en compañía siempre ha venido envuelta a través de algunas de las entregas más valientes y experimentales de la propia saga de Nintendo.

Partamos de algo esencial: que un juego de Zelda sea multijugador, o lo ofrezca, no lo convierte en un título de segunda. El propio Shigeru Miyamoto, quien ha diseñado las sagas más icónicas de Nintendo, tuvo sus propios planes para encauzar las aventuras de Link hacia la experiencia compartida en más de una ocasión. Un desafío que, de hecho, se ha abordado de muy diferentes y originales maneras.

Si bien, cada entrega de The Legend of Zelda ha calado con cada vez más fuerza a lo largo de generaciones de apasionados por la aventura, las experiencias multijugador no son una asignatura pendiente, sino un rasgo relativamente olvidado o no tan referido dentro del legado de la franquicia. Al menos, hasta ahora.

En VidaExtra nos hemos propuesto hacer el repaso definitivo a la experiencia multijugador de The Legend of Zelda. Desde aquellos títulos pensados específicamente para disfrutarse a dos o más jugadores (incluso online) a los clásicos que ofrecen una curiosa alternativa para que vivamos las aventuras en compañía, incluyendo también aquellos títulos que, sin pertenecer a la saga principal, extienden el legado del Héroe de Hyrule.

Nuestro punto de partida: el videojuego que rompió el hielo y se atrevió a imaginar cómo sería un The Legend of Zelda para cuatro jugadores.

Todos los juegos de la saga The Legend of Zelda ordenados de peor a mejor

Todos para uno y uno para todos: así fue The Legend of Zelda: Four Swords

Toda leyenda tiene su origen, y la del multijugador de The Legend of Zelda arranca con Four Swords, el juego en el que Link levanta la espada cuádruple y acaba multiplicándose por cuatro héroes. Eso sí, cada uno con un color de túnica diferente.

Una aventura muy original, con elementos propios y una estética a caballo entre los clásicos 2D y el posterior Wind Waker. Diseñada, eso sí, para ofrecer rejugabilidad y sesiones de juego más rápidas que fue lanzada en dos ocasiones muy peculiares:

Primero se ofreció de manera conjunta e indivisible con la versión para Game Boy Advance de A Link to the Past. Y no solo eso: recibía contenido del mismo y le aportaba una mazmorra adicional.
Posteriormente, fue lanzado en calidad de remaster por tiempo muy limitado en Nintendo DS y 3DS a través de una edición especial lanzada con motivo de los 25 años de The Legend of Zelda y únicamente obtenible en digital.

Si bien, Four Swords sumaba a las temática de puzles, destreza y coraje el elemento de compañerismo, cabe destacar que únicamente se pudo jugar en solitario a través de la edición conmemorativa del aniversario. Lo cual, lo convierten en una doble rareza.

El curioso caso de The Legend of Zelda: The Wind Waker

Screenshot 2230

¿Sabías que The Legend of Zelda: The Wind Waker tiene su propio sistema para que un segundo jugador se sume a la aventura? Bueno, más o menos. De hecho, el culpable de que ésto sea posible acabó en la cárcel. Bueno, siendo justos, llegar a determinado punto de la aventura en el que nos topamos con Tingle, el cual por razones no que vienen al caso está allí.

El pícaro de Tingle, el personaje más estrafalario de toda la saga, abre la puerta a una especie de experiencia cooperativa a través de Game Boy Advance. El proceso, por otro lado, pasa por conectar la portátil a GameCube a través de un sencillo cable, habilitando el Tinglevisor. No necesitaremos ni siquiera tener un cartucho puesto para activarlo.

Wiiu Thelegendofzelda Thewindwakerhd 07

¿Y qué hacemos con el Tinglevisor? Bueno, mientras un jugador se dedica a atravesar el océano con el intrépido Link y esgrimir la espada en GameCube, el que tenga la Game Boy Advance le hará de copiloto a través de su pantalla. Es más, sólo a través de él es posible hacerse con algunos tesoros.

Como nota adicional, y por motivos de pura lógica, el Tinglevisor fue sustituido en el remaster en alta definición de Wii U de  The Legend of Zelda: The Wind Waker por la Botella Tingle. Pero esto es lo más peculiar del asunto: pese a que se eliminó ese curioso modo de multijugador, se habilitó que a través de ella la comunidad de jugadores se comunicase permitiendo enviar mensajes a otros jugadores a través del Miiverse.

Phantom Hourglass y Spirit Tracks dieron la bienvenida al juego online

El hardware de Nintendo DS carecía de esa potencia visual de otros sistemas de sobremesa y portátiles de su época, pero aquella maravilla de dobles pantallas estaba colmada de posibilidades e ideas revolucionarias. Entre ellas, la posibilidad de poder jugar por primera vez a The Legend of Zelda vía online. No con un juego, sino con dos.

La clave detrás de este hito se debe a la iniciativa de Nintendo Wi-Fi Connection, y en el caso de Phantom Hourglass se traduce en dos posibilidades: el Modo de Encuentro (renombrado a Encuentro en Spirit Tracks) que consistía en habilitar el intercambio de tesoros y partes del barco una vez llegamos a Isla Mercay; pero lo auténticamente jugoso pasa por el Modo de Duelo un modo competitivo creado para la ocasión.

La manera de jugar del Modo de Duelo además es curiosa: dos jugadores (hasta cuatro en Spirit Tracks) alternan entre sí el control de Link y un pequeño escuadrón de Phantoms en tres rondas en las que hay en juego unas gemas de diferentes tamaños. El jugador que obtenga la mayor puntuación al final de la partida gana. Sencillo, desde luego, pero original.

Screenshot 2234

Que hayamos reunido dos juegos en una misma sección no los desmere frente al resto ni tampoco al hito de ofrecer por primera vez un The Legend of Zelda que se puede disfrutar con amigos y a distancia, sino que Nintendo planteó la misma experiencia multijugador para ambos.

Eso sí, a lo anterior hay que añadir un elemento adicional: además de online, tanto Phantom Hourglass como Spirit Tracks ofrecieron multijugador local de manera inalámbrica con una única copia del juego. ¿Te acuerdas cuando los juegos de las portátiles de Nintendo permitían conectar hasta cuatro consolas para disfrutar de un mismo cartucho?

Mejor con amigos y unas cuantas GB Advance: Four Swords Adventures

Ni es un remake de The Legend of Zelda: Four Swords, ni tampoco es un spin-off menor dentro de la saga de Nintendo: The Legend of Zelda: Four Swords Adventures es la onceava entrega principal de toda la franquicia, sus acontecimientos están perfectamente ubicados dentro de la cronología principal y, además, se diseñó para que le sacases un extra de uso a tu Game Boy Advance… ¡Y las de tus amigos!

De partida, y a diferencia con la versión original de Four Swords, se puede jugar tanto de modo individual como con amigos conectando (como en The Wind Waker) las Game Boy Advance a la GameCube. Pero lo más distintivo es que en caso de que el diseño de la aventura está planteado de modo que, en caso de que queramos jugar solos, el juego introduce un sistema en el que pasamos a controlar a los cuatro de manera simultánea.

FSA

Dicho lo cual, si bien la experiencia principal de Four Swords Adventures se centra en el cooperativo (incluso si jugamos en solitario) Nintendo aprovechó la ocasión para introducir también, y como modo secundario otra alternativa multijugador: el modo Shadow Battle, una especie de todos contra todos competitivo que despliega su rejugabilidad con diferentes ajustes y arenas de combate.

The Legend of Zelda: Four Swords Adventures tiene el privilegio de ser la única entrega de la saga principal lanzada para sobremesas en ofrecer una experiencia multijugador integrada completamente dentro de la campaña. Al menos hasta ahora, aunque, como veremos, también también fue posible jugar a dos manos o más a través de otros spin offs desarrollados por terceros con licencia de Nintendo.

La increíble historia del personaje más extravagante de The Legend of Zelda

… Y entonces llegó Link’s Crossbow Training

Link’s Crossbow Training ni siquiera tiene las palabras de The Legend of Zelda en el título, pero eso no le impidió ser una de las incursiones más curiosas de Nintendo desde fuera de la saga principal en base a dos conceptos: exhibir las posibilidades casi mágicas del control por movimientos del mando de Wii y, en el proceso, darle uso y sentido al Wii Zapper.

La premisa tanto del juego en sí, como de su experiencia multijugador, se explican casi con la traducción de su título: el Wii Zapper pasa a ser la ballesta del mismísimo Link y, con ella, deberá demostrar que además de valor, cuenta con un mínimo de puntería, siendo recompensado con puntos e hitos en forma de medalla.

Screenshot 2232

En lo que respecta al modo multijugador, Link’s Crossbow Training abre la posibilidad a que hasta cuatro jugadores midan su destreza con la ballesta en escenarios escogidos de manera manual, y pese a que se agradece que siempre se sumen más modos, la manera de implementarlo podía haber estado mejor.

De entrada, durante las partidas del multijugador solo se usa una ballesta, de modo que cada jugador debe terminar el escenario elegido y, después, pasarle el Wii Zapper a la siguiente, decidiéndose el ganador en base a la obtención de la puntuación más alta. De modo que mientras más jugadores hay, más toca esperar.

En cualquier caso, y a diferencia de otros juegos de Wii, en Link’s Crossbow Training ni siquiera no se guardan las puntuaciones más altas.

El muy original The Legend of Zelda: Tri Force Heroes

Hay una norma no escrita que dice que todo gran juego de Zelda desde el clásico de NES debe ofrecer elementos originales. En el caso de The Legend of Zelda: Tri Force Heroes para 3DS podemos decir que Nintendo se soltó la melena. Lanzado en 2015, se retoman conceptos esenciales y combinados de Four Swords y Four Swords Adventures y, en el proceso, se rompe con un tópico: Link no es el único héroe de Hyrule.

De hecho, la intención de Eiji Aonuma, productor de la saga, es que siempre seamos nosotros quienes controlamos a Link. De manera específica, al que vimos en A Link Between Worlds, e incluso cuando hay otros dos jugadores más o menos iguales en pantalla. De modo que el Link que estamos usando en nuestra 3DS es el verdadero y los otros son candidatos a héroes. Y esta misma regla se aplica a cualquiera que juegue con nosotros en su propia consola.

Como curiosidad, si jugamos en solitario también ocurre lo mismo: nosotros somos el auténtico Link. Con la diferencia de que tendremos que controlar también a los aspirantes a héroe. Aunque, claro, eso hace que el juego, sus puzles y desafíos sean mucho menos divertidos. La buena noticia es que, como en Phantom Hourglass y Spirit Tracks se puede jugar online o compartir partidas con un único cartucho.

Screenshot 2237

Para la ocasión, Nintendo introdujo nuevos elementos, como un sistema de chat con stikers y frases rápidas gracias a la pantalla táctil, pero también al empleo de habilidades jamás vistas gracias a la presencia de varios Links, como poder resolver puzles al subir unos sobre otros y realizar una formación de totem.

A partir de aquí, hay un montón de elementos que hacer Tri Force Heroes una verdadera salida por la tangente. De hecho, es la única entrega -hasta la fecha- de Legend of Zelda en la que los héroes no portan escudo. Pero lo que hace tan única su experiencia de juego multijugador es que todos los niveles se diseñaron para ser resueltos de manera cooperativa. A lo que hay que sumar, además, un punto extra de variedad: podemos disfrazar a los links con montones de atuendos.

Y pese a que The Legend of Zelda: Tri Force Heroes no suele estar entre los juegos favoritos de los fans de la saga, no solo es parte de su cronología sino la experiencia multijugador más profunda, completa y variada hasta la fecha. ¡Hasta tiene su propio Modo Duelo!

¡Acción a destajo con Hyrule Warriors e Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo!

Ni Hyrule Warriors ni Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo son parte de la cronología de The Legend of Zelda. De hecho, y si nos ponemos estrictos, son más bien una extensión del legado MUSOU de Koei Tecmo y Omega Force (sus desarrolladores) en el que las mismas fórmulas aplicadas a la historia de oriente (fundamentalmente, Dynasty Warriors) o los héroes del manganime se trasladan a los archiconocidos aventureros y villanos de la Hyrule.

En este aspecto, todas las entregas y ediciones de Hyrule Warriors ofrecen multijugador cooperativo, de modo que la premisa pasa por limpiar escenarios de oleadas de enemigos en las que a dos mandos.

Screenshot 2231

La peculiaridad, eso sí, proviene del juego original: Omega Force uso la pantalla integrada en el mando de Wii U para no tener que dividir la pantalla y que ambos jugadores pudiesen luchar por separado. Con todo, merece la pena tener en cuenta que Hyrule Warriors Legends, la versión para 3DS sumó novedades, personajes y extras pero  careció totalmente de de multijugador.

Omega Force repetirá idea con Hyrule Warriors: Definitive Edition en Switch, sumando lo mejor de ambas ediciones previas y un multijugador a pantalla partida; y repetirá con un muy particular Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo, el cual se inspira de manera específica en los acontecimientos, lugares y personajes de The Legend of Zelda Breath of The Wild. Sin ser canon, todo sea dicho.

Bola Extra: no podía faltar Cadence of Hyrule

¿Crossover, spin-off,  o algo nuevo y completamente original? Se podría decir que el muy colorido Cadence of Hyrule: Crypt of the NecroDancer feat. The Legend of Zelda es un poco las tres cosas a la vez, y desde luego no podía faltar en nuestro repaso al trato que la saga de Zelda le ha dado a las experiencias multijugador.

Es más, el juego en sí es una verdadera combinación de conceptos: se trata de un roguelike en el que se entremezcla la aventura, la acción, el dungeon crawling y esos elementos únicos de ritmo que pertenecen a los juegos musicales. Una locura, desde luego, pero incluso con esa mezcla todavía queda margen para ofrecer multijugador.

Nswitchds Cadenceofhyrulecryptofthenecrodancerfeaturingthelegendofzelda 03

La experiencia compartida es offline y en una misma consola. Eso sí, Nintendo Swich y la naturaleza de su Joy-Cons se prestan mucho y bien a improvisar partidas o invitar a otros jugadores sobre la marcha. Y Cadence of Hyrule da todavía más facilidades: eliges Nuevo Juego para 2 jugadores y el resto ya depende de lo bién que se te de llevar el compás.

Siendo, como hemos visto y a todos los efectos, uno de los modelos más tradicionales de multijugador que protagonizadas por el héroe de Hurule. Porque, si hay que compartir aventura con Link, tanto en solitario como con amigos, lo más esencial es que sea al estilo The Legend of Zelda.

Fuente: VidaExtra