Microsoft detuvo la producción de todos los modelos de Xbox One (con la fat atrás, quedaban la S con lector, sin lector y la X) en noviembre del año 2020, justo antes del lanzamiento de las consolas de nueva generación. Esta información ha sido confirmada por The Verge de parte de Cindy Walker, directora sénior de marketing de productos de Xbox, que explica que este cambio se debe a que querían «centrarse en la producción Xbox Series X y S».

En cualquier caso, esto no parece especialmente arriesgado para la empresa norteamericana, debido a que han sido capaces de asegurarse el stock de consolas next gen, al menos, con Xbox Series S, que continúa siendo una gran puerta de entrada al ecosistema gaming de Microsoft sumado al Game Pass de PC y a sus opciones en la nube que no tardarán en llegar incluso a las televisiones inteligentes. Aunque los de Phil Spencer nunca revelaron las cifras de ventas, el analista Daniel Ahmad estima que Xbox One vendió «alrededor de 56 millones de unidades» entre todos sus modelos desde su lanzamiento en 2013, «poco menos de la mitad de PS4».

Esta estrategia, sin embargo, parece totalmente contraria a la de Sony de cara a abordar la nueva generación. Ayer mismo salió un nuevo informe de Bloomberg que explicaba cómo encaran la escasez desde PlayStation, donde señalaban que la estrategia de Sony al aumentar la producción de PlayStation 4 por ser más barata de fabricar. Aunque el plan inicial de la compañía japonesa era hacer una transición rápida hacia la next gen, ahora quieren que PS4 funcione como «una alternativa económica a PlayStation 5».

Fuente: AnaitGames

Etiquetado en:

, , , ,