Como parte del litigio entre Bungie y Marty O’Donnell, compositor de la banda sonora de Destiny, el músico ha publicado un mensaje en sus redes en el que pide a la gente que retire y destruya el material relacionado con el juego que él mismo hizo público en los últimos años.

O’Donnell explica que «desde al menos abril de 2014» no tiene «la autoridad legal para poseer o distribuir material relacionado con Destiny o Music of the Spheres no disponible comercialmente». La disputa, recordemos, viene precisamente de ese material no disponible comercialmente y que el propio O’Donnell distribuyó a través de Bandcamp y YouTube, y entre el que se encuentran versiones tempranas o no finales de la música de Destiny; hace un par de meses, el compositor fue declarado culpable y condenado a indemnizar a Bungie por utilizar sin permiso ese material, que «es propiedad de Bungie», explicita O’Donnell en el comunicado.

«Si publicaste cualquiera de esos materiales en una web o plataforma disponible públicamente, debes eliminar el contenido de inmediato», se lee en el texto. «Si tienes copias de esos materiales, debes no compartirlos y destruir cualquier copia».

O’Donnell fue despedido de Bungie en 2014, un movimiento que resultó sorprendente en su momento y que acabó en una denuncia por despido improcedente que el compositor ganó y que le costó 95.000 dólares a Bungie. La relación entre O’Donnell y el estudio ha sido agria desde entonces; en 2015, Bungie solicitó mediante requerimiento judicial que O’Donnell devolviera cualquier material que fuera propiedad del estudio, lo que incluía Music of the Spheres (la música de Destiny) no solo en su versión final sino también en todas las versiones previas o incompletas que pudieran existir.

La aparición en 2019 de música inédita salida de esta banda sonora y publicada por el propio O’Donnell fue la prueba que usó el estudio para volver al juzgado, porque «la posesión de estos materiales por parte del señor O’Donnell prueba que no cumplió con la orden de entregar “todo el material” a Bungie». Por este motivo, el compositor va a tener que dar a Bungie las ganancias de Bandcamp y cubrir los costes legales del proceso, que están cerca de los 100.000 dólares; lo comido por lo servido, como se suele decir.

Fuente: AnaitGames