Si tuviéramos que comparar cada género de videojuego con su correspondiente literario, los RPGs se corresponderían con la literatura de fantasía y ciencia ficción. Más concretamente, los juegos que se inspiran en una época medieval o renacentista suelen encontrar su equivalente en el subgénero de espada y brujería, donde los protagonistas son guerreros poderosos que empuñan armas blancas o luchan con un amplio abanico de hechizos.

Dada esta comparación, debemos fijarnos en cuál es el aspecto que más nos atrae de la fantasía. ¿Acaso no leemos estos libros porque deseamos zambullirnos en mundos nuevos y mágicos? ¿No estamos buscando parajes y epopeyas que nos transporten más allá de este mundo, que nos hagan soñar? Siendo así, es evidente que las obras más valiosas serán aquellas que nos transporten a un mundo creíble pero a la vez fantástico, que nos haga desear vivir en él para poder explorarlo y desentrañar todos sus secretos. En este sentido, Legend of Mana ha conseguido capturar a la perfección el espíritu de lo que debe ser la fantasía.

Desde su mismo comienzo, este juego nos brinda la oportunidad de sumergirnos en su universo y hacerlo nuestro. Y es que nos dará a elegir si queremos ser hombre o mujer, qué arma deseamos blandir, en qué zona del mapamundi queremos que se desarrollen los eventos, e incluso dónde colocar cada uno de los emplazamientos que visitaremos, comenzando por nuestro hogar y el pueblo de Dominia. Además, el árbol de habilidades que podemos aprender dependerá de cómo luchemos nosotros en combate, y se extiende hasta más de 200 habilidades de combate.

Al comenzar la aventura ya podemos apreciar que será una muy personal, pero también muy hermosa. A partir del mismo momento en que nuestro héroe o heroína despierta en su cama nos encontraremos con que los lugares que visitaremos han sido dibujados con muchísima atención al detalle, que desbordan personalidad. Hay tantos elementos en cada nuevo escenario que visitamos que nos es posible imaginar las historias que se podrían desarrollar allí, y nos invitan a esperar con ilusión lo que nos depara nuestro viaje.

Legend of Mana, análisis. Un RPG con el que soñar

Pero, si el aspecto gráfico ya resulta hermoso, el musical está a otro nivel. Basta con escuchar la melodía de Dominia una sola vez para que se meta en nuestra cabeza y no desaparezca jamás; mientras que otras tonadas, como la de las Cavernas de Mekiv, resultan tan épicas que nos sentimos capaces de afrontar cualquier desafío. El hecho de que podamos elegir entre escuchar estas melodías en su versión original de PSX o en su versión actualizada es un añadido que no está nada mal, pero en la primera partida es aconsejable escuchar los arreglos modernos, ya que son realmente impresionantes.

El combate también nos brinda muchas opciones de personalización. Según el arma que usemos, iremos aprendiendo unas habilidades u otras, que tan solo podremos usar cuando blandamos el mismo arma. Además, dependiendo de las acciones que usemos (golpe en salto, defensa, etc.) iremos desbloqueando otras acciones “intermedias”, como forcejear. La combinación de armas, magia y habilidades van desarrollando un complejo árbol de técnicas, entre las que podremos elegir más de 200 en total. Además, si preferimos no luchar y centrarnos solo en la historia, tenemos la opción de desactivar los combates y no tendremos que volver a hacerlo, salvo en el caso de los predeterminados por la trama.

Libertad para afrontar la historia

Legend of Mana, análisis. Un RPG con el que soñar

La historia también merece un apartado propio. En especial, la libertad que se nos da a la hora de desarrollarla: siguiendo la estela de lanzamientos y remakes recientes, como Octopath Traveler o SaGa Frontier Remastered, este título nos permite desarrollar los eventos en el orden que queramos. En todo momento podremos viajar a donde prefiramos y explorar los lugares que más nos llamen la atención; lo único lineal en todo esto son los arcos argumentales, que requieren que se complete un evento anterior para avanzarlo.

Más concretamente, existen tres arcos argumentales distintos: el arco de la ladrona de joyas, el arco de los asesinos de dragones y el arco de Escad. Cada uno de ellos tiene su desarrollo independiente de los demás, sus propias escenas y su jefe final. Además, no es obligatorio completarlos todos para llegar al final del juego, con lo que quedará en nuestros manos si queremos finalizar el juego al 100% o no. Lo mejor de todo es que la dificultad del juego va aumentando según subimos de nivel y vamos desbloqueando nuevos lugares, personalizando la experiencia al estilo de juego de cada persona.

Pero, a pesar de todo, este juego no carece de defectos. El más notable es que los combates son un poco torpes: el problema principal es que solo podemos atacar en horizontal, hacia la derecha o la izquierda; si el enemigo se encuentra arriba o debajo de nosotros, no podremos hacerle daño. Esto, mezclado con unas hitboxes difíciles de adivinar, hacen que luchar no sea muy intuitivo.

Legend of Mana, análisis. Un RPG con el que soñar

Un diseño de antaño

Otro problema lo encontramos en el diseño de nivel de las mazmorras. Estas suelen ser pasillos largos conectados entre sí de forma laberíntica; todas las habitaciones se parecen tanto entre sí que resulta difícil orientarnos a través de ellas. El único obstáculo que separa una habitación de la siguiente son el aluvión de enemigos que tenemos que enfrentar cuando vayamos de un lado a otro. Esto, unido al hecho de que los escenarios nos obligan a revisitar otras estancias de la mazmorra, hace que pueda ser frustrante viajar por ellas, y seguramente acabemos desactivando los combates para poder explorarlas en condiciones.

Por último, habría que señalar que, para ser un remaster de un juego de 1999, incluye muy pocas novedades para mejorar la calidad de vida del título. La gente que no esté acostumbrada a jugar a RPGs de la vieja escuela puede desesperarse al no tener claro qué debe hacer para avanzar la historia, ya que el juego no da muchas pistas sobre cómo continuar cada uno de los arcos argumentales, sino que deberemos ir visitando diversos lugares y hablando con todos los personajes para encontrar el camino.

CONCLUSIÓN

Con todo, Legend of Mana no deja de ser un juego hermoso a nivel gráfico, musical y de historia, que tan solo ha envejecido un poco regular debido a los 22 años que han separado su lanzamiento original del de este remaster. Si te gustan los RPGs de vieja escuela, este será uno de los mejores juegos que podrás encontrarte; y si no eres muy fan del género, aún así puedes disfrutar de una historia fascinante y unos entornos preciosos con la opción de desactivar los combates.

LO MEJOR

  • Gran capacidad de personalización a todos los niveles
  • Unos apartados gráfico y visual de primera
  • Libertad para avanzar la trama como el jugador prefiera
  • Un desconocido que por fin llega de forma oficial a Europa

LO PEOR

  • Pocas novedades en el remake
  • El combate es torpe y poco intuitivo
  • La progresión de la trama puede ser frustrante

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.

Fuente: As Meristation

Etiquetado en:

, , , , ,