En una serie de entrevistas concedidas a Eurogamer y al periódico sueco Svenska Dagbladet las empleadas de Paradox Interactive han detallado los abusos y la toxicidad imperante en el estudio, así como la «cultura del silencio» que protege la reputación de los culpables: «Es dificil ser una mujer en esta compañía. La gente es como, ¿te estás quejando?, ¿por qué es más duro para las mujeres? Pero si un hombre contara las misma cosas su opinión sería tomada como válida», admite una trabajadora que ha detallado a Eurogamer que sus compañeros ignoran frecuentemente la opinión de las mujeres argumentando que su contratación y presencia es meramente es simbólica. 

Una de las acusaciones más graves lanzadas contra el estudio se revuelve alrededor de la contratación de un Senior Manager —cuyo nombre no se ha hecho público— que entró en la compañía solo meses después de haber tenido que llegar a un acuerdo extrajudicial con una empleada de su anterior empresa por toqueteos indeseados. Según detallan las fuentes de Svenska Dagbladet, el comportamiento inapropiado de este manager, que estuvo en Paradox desde finales del 2016 hasta agosto del 2021, es algo conocido en la industria: «Tiene mucho contacto con las empleadas femeninas. Coloca su mano en la ingle, da abrazos muy apretados o coloca su cara en tu garganta. Somos muchas las que lo hemos comentado».   

Las trabajadoras hablan de un estudio masculinizado en el que los hombres en una posición de poder se sobrepasan con las mujeres que están por debajo jerárquicamente. También señalan que la compañía jamás actuó para combatir el abuso que enfrentaban los trabajadores en las posiciones junior que, además, sentían que no podían compartir públicamente su experiencia debido a la influencia que la compañía tiene en la «pequeña» industria sueca del desarrollo. 

Los abusos dentro de Paradox salieron a la luz el pasado septiembre cuando se hicieron públicos los resultados de una encuesta realizada por un sindicato externo dentro del estudio. Según los datos, el 69% de las mujeres y el 33% de los hombres declaraban haber sufrido discriminación, bullying o abusos en su puesto de trabajo. Poco después de hacerse público estos datos, el nuevo CEO admitió haber sometido a una empleada a comportamientos inapropiados durante una fiesta de trabajo en 2018. 

La compañía no se ha pronunciado sobre el contenido de estas entrevistas.

Fuente: AnaitGames