Desde ya mismo y hasta el 1 de enero, Steam celebra sus rebajas de otoño, lo que antes era la semana del Black Friday. Más allá de celebrar que se desliguen de esa fea tradición, es una buena oportunidad para hacerse con algún juego pendiente aprovechando que los precios son más apetecibles.

Hay un buen montón de juegos rebajados, y desde la propia portada de Steam se pueden explorar las distintas categorías en las que están ordenados (por género, por precio…); en la portada también se pueden ver algunas de las ofertas más destacadas, como Red Dead Redemption II o Deathloop al 50%, Death Stranding al 70% o Blasphemous, que además está a puntito de estrenar expansión gratuita, al 75%.

Para poneros las cosas un poco más fáciles, vamos a haceros alguna recomendación aquí abajo, por si os es útil para empezar. ¿Tenéis recomendaciones propias o hay alguna joyita que se nos ha podido escapar? Disparad sin miedo: hay que aprovechar para ponerse al día ahora que entramos en la recta final del año.

La mejor recomendación, sin embargo, es que no compréis nada si vuestro backlog es ya demasiado extenso. Jugad a lo que ya tenéis. Hacednos ese favor.

Por aquí somos muy fans de Euro Truck Simulator 2, y por menos de cinco euros es imperativo probarlo, por lo menos. Va de lo que parece que va: de conducir camiones transportando cargamentos por Europa mientras gestionas, si gustas, tu propio imperio camionero, contratando a gente y ampliando tu flota a medida que vas ahorrando. Es una experiencia increíble.

Si la versión básica se os queda corta, hay un puñado de expansiones con distintas rebajas a las que podéis echar un ojo también. La de España y Portugal es la menos rebajada (por ser la más reciente: salió hace nada), pero por nuestra patria, lo que sea.

Cfr. epígrafe anterior, pero cambiando el paisaje por el de Estados Unidos.

Este, como suele pasar con los de Cave, es de los que a veces se hacen un pelín más caros de la cuenta para quienes no son muy seguidores del prestigioso estudio japonés, así que la oferta le va como anillo al dedo. Es un shmup, un juego de naves, y no uno cualquiera: es uno de los mejores de Cave, conocidos sobre todo por DoDonPachi pero que han sabido explorar y refinar el subgénero que ayudaron a crear (el danmaku, o bullet hell: esos en los que hay cientos de balas en pantalla) como pocos. Un buen punto de partida para conocer lo que hace esta gente.

Uno de los grandes juegos del año pasado; destaco lo que decía en su análisis mi compañera Marta: «En Spiritfarer hay un botón para abrazar. Entre las acciones que podemos practicar con el resto de los personajes —entregarles algún objeto, darles comida, ver su estado…— hay una marcada con un corazón que nos lleva a estrechar entre los brazos a nuestros interlocutores. Aunque la acción siempre es la misma; la animación se repite una y otra vez, el contexto narrativo produce distintos tipos de abrazos y no se percibe igual uno mañanero, uno de despedida, un apretujón sencillo o un gesto con intención reconfortante. Pero en Spiritfarer abrazar es cosa de dos».

Nuestro análisis »

Otro de los juegos independientes más destacados de los últimos años. Vuelvo a citar a Marta: «Mutazione es un juego de aventura que bebe directamente de referentes indies como Night in the Woods u Oxenfree. La protagonista es una adolescente llamada Kai que debe dejar de lado todos sus planes veraniegos para pasar una semana en la isla Mutazione cuidando de un abuelo moribundo al que nunca ha llegado a conocer. Pero Kai no viaja ligera. El recuerdo de la muerte de su padre, la mala relación de su madre con la familia y la ansiedad ante el hecho de viajar a un lugar aislado, habitado por mutantes, hacen que no parta con la mejor de las disposiciones».

Nuestro análisis »

Un «juego de fotografía en primera persona ambientado en un futuro mierdoso», dice su descripción; es un título suficientemente profundo y bien diseñado como para llevarse un par de premios importantes en la GDC de este año, entre ellos el de mejor juego independiente.

Seguramente el mejor juego del siglo, uno de esos que redefinen su género (en este caso, el rolazo de corte más o menos clásico, reinterpretado aquí para poner todo el peso en el diálogo y la investigación: no hay combate) y que cambian tu propia relación con los juegos. Por aquí tuvimos que dedicarle un monográfico entero, con varios artículos y un spoilercast, para empezar a hacerle justicia; es de los que hay que jugar sí o sí.

Nuestro análisis »

Clásico básico, el juego de supervivencia de Klei es de los que le revalidan a uno el carnet de gamer, y de esos que no terminan de pasar de moda nunca. Si queréis ir a por todas, hay un bundle con el juego básico y todas sus expansiones que también está de oferta.

A este Doom Eternal le sobran palabras y reflexiones, y parece más apropiado experimentarlo y ya, dejarse llevar por su propuesta y que sea lo que Dios quiera. Comentábamos por aquí en su momento que «es un juego complejo, y en su complejidad está una parte importante de su atractivo; a los mandos, sin embargo, es una experiencia visceral y fluida, en la que cada movimiento y cada disparo sale de ti de manera natural». Esta oferta hace que hincarle el diente sin pensárselo dos veces sea más fácil, así que todo en orden.

Nuestro análisis »

Fuente: AnaitGames