Según una exclusiva publicada por el New York Times, la FIFA quiere doblar el coste de su licencia futbolística, que alcanzaría el coste 1000 millones de dólares, cifra que EA Sports debería abonar cada cuatro años. Más allá del dinero, la federación también busca renegociar algunos puntos clave de su acuerdo, entre los que se encuentran limitaciones relacionadas con la monetización y excepciones a la exclusividad de la licencia. Como detalla el artículo, mientras que la FIFA está presionando para poder ofrecer su licencia a otras compañías fuera de la industria, EA Sports quiere usar la marca para sacar «beneficios alternativos», por ejemplo, con la venta de NFTs.

Aunque en este momento no se sabe aún si EA cederá a las presiones de la federación, entre las limitaciones a la monetización que supuestamente se están negociando se encuentran las relacionadas con el Modo Ultimate Team y los sobres de cartas, lo que pondría en un serio aprieto las ganancias de EA Sports. Por eso mismo, además de extender su contrato con el sindicato de jugadores profesionales de fútbol, FIFPRO, la compañía ha registrado oficialmente un nuevo nombre para la franquicia, que podría pasar a llamarse EA Sports FC.

El acuerdo actual entre EA y la FIFA no finaliza hasta 2022, sin embargo, y debido a los tiempos de marketing y desarrollo, de no llegar finalmente a un acuerdo FIFA 2022 podría ser el último título de la saga. 

Fuente: AnaitGames