El género de la simulación, en general, está en auge. Buena prueba de ello es el reciente Disney Dreamlight Valley para multitud de plataformas, el anuncio de una nueva entrega de Doraemon: Story of Seasons, un nuevo Story of Seasons y este que hoy nos atañe entre otros.

Hokko Life de la desarrolladora sueca Wonderscope, es un proyecto hecho por unas pocas personas que intenta replicar las bondades de Animal Crossing más allá de la frontera Nintendo. Un título con muy buena pinta que quizás no esté a la altura de Nintendo Switch.

Rememorando a otra franquicia

En MeriStation hemos destripado la versión para Nintendo Switch de Hokko Life así que todo lo que vais a leer a continuación son resultados de nuestras sesiones en dicha plataforma. Es importante recalcar esta situación porque seguramente la mayoría de puntos negativos que nombraremos a lo largo del análisis no se darán en versiones superiores, más concretamente en PC.

El videojuego se lanzó en junio del pasado año y sigue en estado de Acceso Anticipado, al menos en la plataforma Steam. Muchos de los problemas que se vieron en su lanzamiento, entre comillas, siguen presentes en la versión de Nintendo Switch, y no vamos a ocultar que en ocasiones ha supuesto un dolor continuar con la partida.

Hokko Life

El videojuego comienza de forma errática. Creamos nuestro avatar con un menú de personalización bastante escueto que nos deja cambiar el tono de la piel, sexo y pelo. Seguidamente se nos ve en un tren, se inicia una animación que deja entrever que nos quedamos dormidos —no está demasiado conseguido— y aparecemos de la nada en un pueblo extraño. Ni sabemos de dónde viene, ni a dónde va pero sí cómo ha llegado allí; se ha pasado de parada.

El pueblo al que recalamos tiene un aire desaliñado y claro está, el novato paga como justo por pecador. Nada más descansar de nuestro viaje en la taberna de uno de los ciudadanos antropomorfos —todos los lugareños son animales con aires humanizados— nos ponen a currar. Primero será liberar troncos que taponan la entrada a dos casas abandonadas, donde una de ellas será nuestra. Más tarde plantar unas flores para darle color al pueblo. Y así sucesivamente.

No vamos a irnos con rodeos, Hokko Life es una copia de Animal Crossing, con sus fallos y sus aciertos. Esto quiere decir que la jugabilidad de New Horizons, por poner un ejemplo, es lo que encontraremos en el juego sueco. No hay un terreno que amortizar desde el primer minuto, tampoco una repetición de tareas como en un Harvest Moon o similar. Hokko Life es un simulador social en el que tenemos que levantar el pueblo de cero, realizar actividades, entablar amistades y decorar.

Hokko Life

Cuenta con un sistema de fabricación de objetos sencillo en el que creamos mobiliario y útiles para nuestro día a día. También podemos plantar o pescar, entre otras cosas. Completar pequeñas misiones también será el pan nuestro de cada día, pero en general nada de esto es lo que pulsa el botón de alarma. Tiene sus cosas, como un exceso de idas y venidas para completar una misión o lo difícil que puede llegar a ser amasar dinero, pero dentro de lo que cabe no es para nada aburrido de jugar. Además no se ciñe al horario real sino que el videojuego emplea un tiempo más que correcto para dar por finalizados los días.

En el punto que más destaca es en la personalización del pueblo, que no es muy grande pero da mucho juego. Por ejemplo, podemos cambiar el aspecto de cada objeto y teñirlo de diferentes maneras. También ubicarlos en cualquier cuadro del escenario con un sistema libre mucho más cómodo que el del juego de Nintendo.

¡Verde que te quiero verde!

Por desgracia aunque en general Hokko Life es divertido y agradable —siempre hay cosas que hacer y las actividades no aburren— su port para Nintendo Switch no está a la altura de las expectativas. Y no es un tema gráfico, que aunque sea algo justito este aspecto está bastante bien resuelto, sino más bien de problemas de adaptación.

Ya hemos comentado que las idas y venidas de un lugar a otro propuestas por nuestros vecinos son uno de los aspectos que menos nos ha gustado del título y quizás duela más por una sencilla razón; las pantallas de carga. Al contrario que en la versión PC donde son instantáneas, en Hokko Life para Nintendo Switch se demoran hasta cinco segundos. Es más, hay carga para mostrar las pantallas de carga. Suena redundante pero es así.

Hokko Life

Comenzar una tarea implica, por ejemplo, entrar una casa, hablar con el lugareño, salir de su vivienda, andar hasta el lugar indicado —que puede ser el escenario colindante o uno más alejado— y rehacer nuestros pasos. Eso es, en la mejor de las situaciones, seis pantallas de carga. Rompe muchísimo la agilidad en un género en el que nunca estamos quietos. No hay transiciones rápidas como en otros de su categoría, aquí cada cambio de escenario implica un espacio muerto de varios segundos.

Por otro lado tenemos las animaciones, que son de segunda categoría. Es cierto que el equipo a cargo no es elevado pero son pequeños detalles que echan para atrás. Por ejemplo, no hay animación para cuando queremos ir despacio por el pueblo; la animación por defecto es la misma que cuando estamos corriendo. De hecho si paramos al avatar todavía seguirá con dicha animación por un momento. Y hay animaciones que están recortadas en frames.

Los escenarios no son demasiado grandes pero aún así, hay bastantes momentos en los que la tasa de frames cae en picado. Algo también incomprensible cuando la distancia de renderizado es bastante pobre. A poco más de un metro del personaje. También nos han aparecido algunos bugs y la cámara hace extraños en cuanto tenemos un edificio, árbol o similar tapando el personaje.

Hokko Life

La banda sonora tiene temas muy bonitos y acompañan realmente bien. Todos son de tipo melódico, ideales para pasar un rato agradable y algunos de los temas son pegadizos. Un catálogo de pistas muy acertado para la ocasión. Además trae textos en castellano que si bien son correctos traen algunas erratas y frases sin traducir, aunque nada muy notable.

CONCLUSIÓN

El videojuego tiene una propuesta interesante y que se parezca a Animal Crossing en la mayoría de opciones tiene la culpa. Sin embargo, en Nintendo Switch, hace aguas en lo técnico y lo que en teoría debería de ser un título para relajarse, termina crispando los nervios. Le faltan opciones, un mejor guión y un diseño de misiones más acertado. Parece que todavía está a medio cocer.

LO MEJOR

  • Su similitud con el título de Nintendo nos hace sentirnos como en casa a los mandos.
  • El diseño artístico está muy logrado.
  • Tiene buenas ideas…

LO PEOR

  • … pero muy mal ejecutadas.
  • Diseño de misiones pobre y sin sentido.
  • En lo técnico esperábamos mucho más: los tiempos de carga son…
  • En lo técnico esperábamos mucho más: los tiempos de carga son…

6.5

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.

Fuente: As Meristation

Etiquetado en:

, , , , ,