Tras un largo silencio, Far Cry 6 reaparece cargado de detalles, material gameplay y novedades. En 3DJuegos hemos tenido ocasión de verlo por adelantado y tenemos muchas ganas de contártelo todo. Ubisoft no solo tiene entre manos una entrega potente, sino también una de esas con potencial de encauzar la serie entera.

Con el primer tráiler y tanda de información de Far Cry 6 que vimos el año pasado, Ubisoft ya nos dejó claro que estábamos ante un juego muy molón. Quiero decir, era difícil no impresionarse con la primera actuación de Giancarlo Esposito en aquella cinemática, porque la saga lleva varias entregas ofreciendo villanos interesantes desde el primer minuto. Tampoco había dudas con la ambientación elegida, ni con la jugabilidad. Incluso llegaron algunas capturas de pantalla con sabor a nueva generación que hicieron a más de uno subir las expectativas. Pero, vaya, a lo mejor no fuimos capaces de anticipar cómo de transformativo era realmente el juego. Ahora, tras haberlo visto en acción y hablando con sus responsables, me queda claro que estamos ante un episodio muy importante para la IP.

A lo mejor no lo parece así de primeras, pero esta apuesta por la guerra de guerrillas está dando una serie de ideas y posibilidades de lo más interesantes. A todos los niveles, además: exploración, combate, historia. Hablaremos de todo eso más abajo, pero a grandes rasgos pienso que sin inventar la rueda, Far Cry 6 tiene todas las papeletas para convertirse en una de esas entregas que modernizan y pulen una IP en el buen sentido. No es moco de pavo, ojo, porque FC5 llegó en el 2018 como todo un superventas: un episodio bastante bueno pero que creó en muchos una sensación de «no está mal, pero es más de lo mismo» que si se extiende mucho puede acabar quemando a cualquiera.

Ahí es donde creo que Far Cry 6 puede funcionar mejor. Lo que he podido ver y descubrir en entrevistas me suena muy bien: parece que estamos ante un título muy variado geográficamente, que te hace pensar más en lugar de ir a lo loco contra la IA y que se puede disfrutar incluso sin ir disparando a todo lo que se mueve. Pero también es uno que cuando tiene que liarla, la lía a lo grande; con fuego, misiles, ametralladoras y perritos.

La guerrilla como motor creativo

Suscríbete al canal de 3DJuegos en YouTube

A veces leo en foros algunos usuarios que dicen «¡ojalá un Assassin’s Creed ambientado en Japón!» o «¿y si hicieran una región de Pokémon basada en España?» Supongo que, como jugadores, lo más lógico y evidente es pensar que el proceso creativo de estas sagas pasa por elegir un telón de fondo primero, que luego se va complementando con historias y mecánicas propias. Pero en realidad, las cosas no funcionan así: lo primero es una temática, y a partir de eso se va perfilando todo lo demás, incluyendo el entorno. En el caso específico de Far Cry 6, Ubisoft tiene muy claro que la guerra de guerrillas era el verdadero campo de cultivo para todas las novedades llamadas a actualizar la saga.

Los campamentos pueden estar ubicados en lugares cerrados o sorprendernos de otras formasAtaques rápidos y caóticos sobre grupos más fuertemente armados y disciplinados. Parecer un grupo grande siendo pocos. Es por eso que se ha escogido una ambientación similar a la de la revolución cubana de finales de los 50, solo que aquí hablamos de la ficticia perla caribeña de Yara. Un lugar «congelado en el tiempo», dicen desde el equipo de desarrollo, lo que significa que ha evolucionado poco frente a sus vecinos. La palabra clave es precisamente «país» porque Ubisoft anticipa el mundo abierto más ambicioso de la saga, uno que se sienta más grande que una pequeña región. No te lo tomes en sentido literal, es más bien una sensación que se consigue de la mano de la variedad.

En Yara encontraremos pantanos, junglas, costas y áreas urbanas. Cada cual tiene sus propias particularidades, también: Por ejemplo, el grupo guerrillero protagonista —aunque sea a menudo identificado como organización terrorista— se identifica como Liberación y usa pasajes secretos camuflados entre la maleza para viajar de un lugar a otro sin ser vistos. Combinan estos con bases secretas esparcidas por toda la isla (heredadas, supongo, de Ghost Recon Wildlands) que podremos usar como lugar de reunión desde los que organizarnos con otros guerrilleros, asumo que para recibir nuevas misiones y gestionar el inventario con mercaderes. Eso último es importante, porque como decía más arriba Far Cry 6 quiere que pensemos un poquito antes de trabajar.

Si has jugado algún juego anterior de la saga, sabrás que el mundo está repleto de campamentos enemigos que debes limpiar para purgar la zona de turno de la opresión militar a la que está sometida. Esos campamentos están de vuelta, como era de esperar, pero a diferencia de las que estamos acostumbrados a ver, podrían sorprendernos con estructuras y desafíos de diseño nuevos. Por ejemplo, recuerdo que en Far Cry 3 solía limpiar grandes grupos de enemigos desde la distancia con un rifle de francotirador, pero ¿qué pasa si ahora los malos han tomado una escuela? ¿O un ayuntamiento? Pues que igual tu arma predilecta es menos útil en un espacio cerrado, y toca pensar de otra forma.

Equipamiento: la filosofía «resolver»

Far Cry 6 le dará un gran protagonismo a las armas, pero también al equipamiento defensivo de nuestro personaje por primera vez en la saga. Esto último seguramente haga levantar una ceja a más de uno, pero por si acaso, un inciso: esto no es un looter shooter. Pero sí que habrá piezas con ventajas (perks) equipables que mejoren el rendimiento de tus armas. Por ejemplo, unas gafas de protección —de las que se usan en el sector obrero, sí— con una diana pintada a rotulador pueden aumentar la precisión de las armas de fuego. Simple, pero efectivo: eso es «resolver«, un término que usaban los guerrilleros cubanos reales y que, en este contexto, quiere decir que luchas haciendo un apaño con las cosas que tienes a mano.

Ubisoft tiene muy claro que la guerra de guerrillas es el verdadero campo de cultivo para todas las novedades llamadas a actualizar la sagaJuan Cortés, el veterano maestro militar que instruye a nuestro protagonista, es todo un experto en esto de resolver. Nos ayudará a conseguir armas especiales como una ametralladora que dispara clavos o incluso un lector de discos de música que hace que suene la Macarena entre un tiro y otro. Siendo completamente sincero, ese detalle es tan absurdo que tenía muchas ganas de compartirlo.

No es un looter shooter, pero tendrá equipamiento con ventajas para pulir nuestro estilo de juego.

En cualquier caso, hablamos de armas bastante locas que en algunos casos pueden sembrar el caos a nuestro paso. La saga tiene una larga tradición siguiendo esa misma línea de locura y caos total, cortesía principalmente de aquella misión en las plantaciones de marihuana de Far Cry 3: si te gustó ver todo ardiendo a tu alrededor, creo que esta entrega dará muchos momentos así. La máxima expresión de esta filosofía, creo yo, son las mochilas «Supremo». Un nombre muy rimbombante, sí, pero con los pies en la tierra podemos llamarlas sencillamente habilidades definitivas. He podido ver un par de ellas en acción y sé que tienen efectos absurdamente poderosos, como liberar toda una salva de misiles sobre las líneas enemigas; seguida de un tiempo de enfriamiento. Pero durante una entrevista con el diseñador jefe David Grivel, quise profundizar al respecto y me explicó que en realidad hay unas cuantas mochilas similares a nuestro alcance, y que no todas están pensadas para combatir: algunas pueden ayudarnos a navegar por el escenario, por ejemplo.

Creo que a Far Cry 6 no le interesan mucho las estadísticas, ni cosas como las rarezas o el nivel de poder. A falta de saber con total precisión hasta dónde va a llegar el equipamiento en términos de profundidad, diría que lo que busca Ubisoft es darnos opciones para pulir nuestro propio estilo de juego para complacer a quienes tienden a jugar sigilosamente, a los que van con todo desde el principio y a quienes tiran de cosas más originales como aprovechar las físicas o los compañeros de la IA, que aquí se llaman amigos. Y si eso que quiere hacer, lo consigue hacer de forma orgánica, creo que habrán ganado mucho, porque la experiencia de Far Cry tal y como la conocemos se reserva algunos cambios importantes.

Yara por tierra, mar y aire

Como decía más arriba, Yara apunta a ser la región más variada de la serie, pero esa variedad no es solo visual, sino también jugable. Además de los campamentos enemigos más interesantes, Ubisoft se ha empeñado en modificar el transcurso de la partida tal y como la conocíamos hasta ahora: es una idea más general, que afecta a la experiencia completa y a la forma de viajar. Por ejemplo, ahora las fuerzas enemigas cuentan con cañones antiaéreos que pondrán las cosas difíciles a quienes prefieran usar helicópteros. Es posible dar un rodeo, destruirlos o tratar de esquivarlos, pero hagas lo que hagas vas a tener que tenerlos en mente. Algo parecido pasa con las carreteras, porque podrían pincharnos las ruedas para cazarnos sobre la marcha.

Pantanos, junglas, costas y áreas urbanas nos esperan en Yara.

En FC6 contaremos con vehículos personalizables —hablamos tanto de cosméticos como de efectos mecánicos— por lo que (imagino) debe escocer que te lo dejen hecho jirones. Pero imagino que de todos modos será posible repararlos con facilidad, así que dejamos aparcado el tema. La alternativa es, por supuesto, ir a pie. Y aunque antes había hablado de pasadizos secretos y bases, lo cierto es que mi novedad favorita es… enfundar el arma. Los que llevamos mucha experiencia acumulada en esta saga sabemos que a veces puede ser frustrante que te estén disparando a todas horas, pero eso acaba en el momento en el que puedes pasar de largo entre guardias con el arma debidamente escondida. En las ciudades, al menos.

Por ahora solo conocemos una: la capital, que se llama Esperanza. Curiosamente, el condado que visitamos en Far Cry 5 se llamaba Hope, pero no sé si es una casualidad o si es un verdadero tema recurrente para el equipo de desarrollo. Sea como fuere, como te puedes imaginar será el territorio más militarizado de la campaña. Será posible hacerle frente desde el principio, me comentaba Grivel, como en Zelda: Breath of the Wild. Y como ocurría también en aquel juegazo, si acudes a ese punto al principio del recorrido lo tendrás muy difícil para ganar. La idea es que juguemos a un ritmo normal viendo a la capital mientras tanto como un reto, algo que te dice «aquí estoy, ven a por mí si te atreves» pero que realmente quieres dejar para el final. O no, supongo que como ocurriese con entregas anteriores algunos jugadores se las apañarán para terminar el juego más rápido de lo normal enfrentándose a Antón Castillo cara a cara.

Antón Castillo, mi villano favorito

«¿Te he contado alguna vez la definición de locura?» Creo que con aquel diálogo, Ubisoft encontró en Vaas Montenegro uno de sus villanos más característicos allá por el 2012. Desde entonces, la serie se ha esforzado mucho por mantener el listón de malos malosos con personajes interesantes e igual de pirados que aquel. Antón Castillo y su hijo Diego, aparentemente, serán algo distintos. Serenos, concienzudos, con la cabeza en su sitio, más o menos. De hecho, como casi todos los villanos dirigidos a un público crecido, el padre tiene motivaciones entendibles cuanto menos: quiere devolver Yara a su vieja gloria, aunque está claro que sus métodos de opresión no son los más deseables.

Será posible ir a la ciudad más defendida del juego desde el principio, pero no es lo más recomendable.

Para frenar la vorágine de violencia y trabajos forzados a los que somete a sus opositores está la susodicha organización que llamamos Liberación, con Dani Rojas como protagonista. Será posible elegir entre una versión masculina y otra femenina, pero no intercambiarlos sobre la marcha como sí nos permite Assassin’s Creed Valhalla por ejemplo. La historia será idéntica al margen de nuestra elección: un ex soldado que quiere salir de Yara como sea termina entendiendo que la única forma de lograrlo es terminar con el régimen político de Antón. Para ello, se hace guerrillero y termina disfrutando de la cruzada. A su lado hay algunos personajes la mar de variopintos, siguiendo la estela de Far Cry 5 donde también hubo unos cuantos NPC aliados con sus propias secundarias y ayudas. No tengo claro si Cortés y el resto de lugartenientes lucharán codo con codo con Dani, pero sí que hemos podido comprobar cómo su cocodrilo, Guapo, nos ayudará a nadar cuando vayamos por el agua y se comerá a quien toque tan pronto como silbemos. Para cuando no nos pueda echar una pata tendremos a nuestro lindo perrito que puede distraer a los oponentes o sacar los colmillos para combatir. Flexibilidad ante todo.

Fuente: 3D Juegos