Son muchos los jugadores que siguen invirtiendo un buen número de horas en el genial The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Y no hablamos solo de los jugadores que se han animado a hacerse con el título últimamente, sino que también nos referimos a aquellos que se dedican a encontrar secretos y glitches dentro del juego, como el que os traemos a continuación.

Tal y como refleja en su vídeo el canal de GameSpot, se trata de un glitch bautizado como «Super Menu Overload», un glitch en el que se puede congelar el tiempo y proyectiles en un lugar determinado, obtener una serie de objetos y hacer que una lluvia de golpes de armas caigan en cuestión de cinco segundos sobre un enemigo.

Según explican, se debe a dos cuestiones que rigen el juego: la memoria por la que vemos determinados objetos, npc o árboles en un determinado área y la CPU en un proceso adicional por el cual vemos a los personajes moverse o a los elementos flotar por el aire. La idea de todo esto, según explica el vídeo, es poner cientos de objetos que en un lugar determinado, manteniendo la carga de estos elementos al mínimo en un lugar que apenas cuenta con nada en movimiento mientras ponemos la memoria al límite. Esto lo hacen poniendo un buen número del mismo arma en un determinado lugar, repitiendo el proceso nada menos que 600 veces. Llega un momento en el que Link no tiene nada en la mano por arrojar aunque se seleccione el arma y eso querrá decir que el glitch ha entrado en acción.

A través de este glitch, se puede arrojar una lluvia de armas, en un proceso que explican como una presa de agua: el glitch mantiene las armas arrojadas a un lado de la presa y, cuando nos encontramos con el ataque de un enemigo como el centaleón, que consume la parte de la memoria que se basa en el movimiento, esa «puerta» se abre, liberando todos los lanzamientos que se han acumulado en forma de impactos contra el enemigo.

Para más detalles, os dejamos con el vídeo bajo estas líneas. ¿Qué os parece?

Vía

Fuente: Nnintenderos