Después de arriesgar y ganar con la entrega de 2018, Cory Barlog delegó el rol de la dirección de God of War Ragnarok en un nuevo nombre a seguir en la industria como es el de Eric Williams. Tras hablar del futuro del reciente gran juego lanzado por Santa Monica -nominado a Juego del Año en The Game Awards-, Williams confiesa en qué franquicia le gustaría trabajar, y seguramente sea una que llame mucho la atención e ilusione a los jugadores más veteranos: Castlevania.

En el programa Kinda Funny Games de Greg Miller, Williams ha dejado claro que esta clásica licencia de Konami seria su próximo trabajo en caso de poder elegir. «Tíos, podéis hacer que ocurra porque tenéis a toda la audiencia del mundo pendiente», dijo. Más concretamente, y preguntado por sus planes tras el lanzamiento de God of War Ragnarok -entre los que no se encuentra contenido adicional para el juego-, es rotundo.

«No sé qué es lo que voy a hacer a continuación, pero si alguien me diera la oportunidad de trabajar en la licencia Castlevania, estaría encantado de hacerlo«, deja patente Williams. Sin embargo, las posibilidades son más bien lejanas, y es que a pesar del reciente regreso por todo lo alto de Silent Hill en forma de varias nuevas entregas, nada hace indicar por el momento que las intenciones con Drácula, la saga Belmont y compañía sean las mismas.

Una saga en horas bajas

Y es que por desgracia hace ya nada menos que 8 años desde la última entrega de la saga vampírica, cuando viéramos lanzarse Castlevania: Lords of Shadow 2 a cargo de Mercury Steam. El estudio madrileño ya llevaría a la licencia a las tres dimensiones con gran éxito en 2010 con la primera iteración, lanzando en medio de las dos el spin off en 2D Castlevania: Mirror of Fate.

Castlevania

No es lo mismo en absoluto, pero al menos los fans han tenido la oportunidad de echar el guante a muchos juegos similares gracias al auge del género metroidvania, sobre todo en la industria independiente, con juegos del calibre de Ender Lillies, Hollow Knight, Ori & The Blind Forest o el patrio Blasphemous, a cargo de los sevillanos The Game Kitchen. También hay que recomendar, cómo no, Bloodstained: Ritual of the Night, de la mano del creador de Castlevania, Koji Igarashi.

Fuente: VGC

Fuente: As Meristation