Arkane Studios, los creadores de Dishonored, siguen trabajando en su próximo videojuego, el esperado Deathloop para PS5 y PC. La desarrolladora francesa ha construido esta nueva experiencia con el hardware más moderno en mente, por lo que no habrá versión para la anterior generación de consolas. Dinga Bakaba, el director del título, ha explicado por qué se ha tomado esta decisión en una entrevista con PLAY Magazine. De acuerdo con sus palabras, es una cuestión de ambición:

“No creo que hubiésemos podido preservar el nivel de ambición de este juego si no hubiéramos saltado a la nueva generación”, ha comentado, sin especificar exactamente en qué puntos han aprovechado las características de los nuevos dispositivos, aunque sí ha celebrado que no habrá que eliminar ningún contenido debido a limitaciones técnicas. “Es siempre descorazonador cuando estás terminando un proyecto y tienes que optimizar cosas, cortar el mapa a la mitad y justificar por qué está partido en dos partes”.

Los acuerdos de exclusividad se respetarán

Deathloop será una exclusiva temporal de PS5 a pesar de que todos los equipos de ZeniMax Media, incluido Arkane Studios, han pasado a formar parte de Xbox Game Studios. Phil Spencer, máximo responsable de la división de Xbox, confirmó que Microsoft respetaría los acuerdos de exclusividad firmados con anterioridad a esta operación. Sin embargo, el futuro apunta a ser bien distinto, puesto que los próximos proyectos de Bethesda ya son exclusivos de su ecosistema.

Arkane Austin, la desarrolladora detrás de Prey, también ha presentado su nuevo proyecto, RedFall. Se trata de un videojuego de acción muy enfocado en el cooperativo, que saldrá a la venta para Xbox Series X, Xbox Series S y PC, desde el día 1 en Xbox Game Pass. Fue anunciado durante la conferencia de Microsoft en el E3 2021, donde pudimos ver el primer tráiler y la fecha de lanzamiento: verano de 2022, si nada se tuerce por el camino.

Fuente | Gaming Bolt

Fuente: As Meristation