En una publicación en sus foros oficiales, 343 Industries ha reafirmado su compromiso con el multijugador de Halo Infinite, anticipando no solo actualizaciones y cambios sino también información más amplia y específica sobre lo que cabe esperar del juego en los próximos meses. El modo Gran Batalla por Equipos (BTB, por sus siglas en inglés) es la prioridad del estudio, por los problemas que ha dado el modo desde el lanzamiento del juego.

«El equipo de 343 ha vuelto a la acción esta semana», se lee en el post, «y sé que mucha gente está deseosa de recibir información sobre varios temas. Estamos trabajando en un gran comunicado con información, y avanzando para poder ofrecer más detalles y un roadmap que ayude a responder a vuestras preguntas y a controlar las expectativas».

De momento, la prioridad es arreglar los problemas de matchmaking de BTB, que «aunque se ha mantenido jugable» todo el tiempo desde el lanzamiento de Halo Infinite presenta problemas, por lo general a la hora de emparejar a equipos grandes. Un pequeño equipo de emergencia ha estado buscando una forma de arreglarlo durante las vacaciones, «y somos optimistas cuando decimos que creemos tener solucionado el problema principal»; a nivel interno, explican, parece que ya está resuelto.

Aunque el parche ya está entrando en certificación y debería publicarse cuanto antes, prefieren no dar fechas exactas por el momento; sí dicen apuntar a mediados de febrero para lanzar otro parche que se ocupará de otros problemas, algunos de ellos relacionados con el uso de trampas en el juego.

«Por ahora vamos a dar prioridad a BTB dado el mayor impacto en todos los jugadores», dicen. «Eso no quiere decir que las trampas o la inconsistencia de la experiencia con las partidas clasificatorias no sean importantes, pero tienen otras dependencias y hay que pensarlas a un plazo un poco mayor que este parche para BTB, que está casi listo para salir».

Precisamente un roadmap es lo que una parte de la comunidad ha estado pidiendo últimamente, después de un par de meses con el multijugador disponible para todo el mundo. Los problemas con el matchmaking y las trampas son importantes, por supuesto, pero en estas ocho semanas sigue sobrevolando la sensación de que el multijugador de Halo Infinite tiene problemas que van más allá de lo técnico y lo puntual, hasta el punto de que no es raro encontrar a gente que no confía en las posibilidades de 343 Industries para sacar adelante un juego como servicio de este calibre.

El sistema de desafíos y las recompensas que se ofrecen sigue siendo objeto de críticas día sí, día también; no parece llevarse especialmente bien con los objetivos de los modos de juego, una sensación que lleva ahí desde los primeros días. Hubo quien quiso darle al estudio un poco de margen, por eso de que hasta el lanzamiento «final» (el día que se publicó la campaña, a principios de diciembre) se suponía que el multijugador aún estaba en beta; el tiempo pasa y la beta no parece terminar, según a quién preguntes.

Sobre el polémico sistema de progresión y objetivos de Halo Infinite escribimos por aquí en su día; el artículo, que podéis leer aquí, sigue estando vigente precisamente porque muchos de los puntos que una parte de la comunidad identifica como «fallos» o problemas parecen ser en realidad parte fundamental de la estrategia a largo plazo de Halo Infinite, por lo que «arreglarlos» o modificarlos no parece algo que pueda hacerse de un día para otro. Habrá que ver cómo avanza la cosa: el juego, por lo demás, sigue siendo uno de los multijugadores más contundentes que he probado en cierto tiempo.

Fuente: AnaitGames